Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Se Reduce la Oferta de Empleo Inmigrante

Fuente
Tan sólo 15. 731 ciudadanos extracomunitarios se engancharán al mercado laboral de España este año, según el contingente aprobado por el Gobierno. Las ofertas en el sector de la construcción se han desplomado un 65%.

504.000 kilómetros cuadrados, pero sin hueco para todos. La crisis inmobiliaria ha sembrado de calvas laborales en todas las provincias españolas. El efecto de la muerte de la gallina de los huevos de oro no se ha hecho esperar: en 2008, sólo 1.818 inmigrantes extracomunitarios podrán auparse en el sector del ladrillo, un 65% menos de los que lo hicieron hace un año, según el contingente de extranjeros aprobado por el Gobierno para este año. En conjunto, España llamará a filas a 15.731 ciudadanos fuera de la UE. Ni uno más.

La cifra supone un tijeretazo del 41,8% respecto a las plazas de empleo que ofreció el país en 2007 y, a la vez, una señal más del precio que pagará España por la “desaceleración económica” o “el cambio de ciclo” de la economía, según la terminología oficial.

Sobre este mensaje han venido insistiendo las grandes promotoras (que calculan que el sector destruirá 500.000 empleos en dos años), las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) y, también, la patronal empresarial CEOE que, recientemente, ha apelado a la “imaginación” del próximo Gobierno para buscar una salida a los parados que emergerán en 2008, tras recortarse “entre 200.000 y 300.000” el número de viviendas nuevas.

El contingente que anualmente aprueba el Ejecutivo es un buen termómetro de cómo evolucionarán el resto de sectores, pues para fijar el cupo de extranjeros se tienen en cuenta las expectativas de empleo en varias actividades. La conclusión: el abanico de oportunidades de trabajo se reduce en todas ellas.

Tras la construcción, la industria del textil y los servicios son las otras áreas que actuarán en mayor medida de repelente frente a la mano de obra extranjera: las vacantes se han reducido un 64,2% y un 60,4%, respectivamente, respecto a 2007, un resultado que choca con las expectativas laborales que agitó el Gobierno, tras la aprobación de la Ley de Dependencia. Todo apunta a que de los 200.000 nuevos puestos de trabajo que anunció Caldera, apenas 2.200 (previstos para repartirse entre la educación y la sanidad ) serán cubiertos por extranjeros recién llegados al país.

Los sectores más dinámicos a la hora de crear empleo son la hostelería y el comercio, a los que se acoplarán 4.267 y 2.570 extracomunitarios, durante el año. Con todo, la variación interanual de ofertas en estas áreas ha disminuido un 12,7% y un 5,3%, respectivamente.

Por otro lado, el último contingente anuncia la llegada de una segunda generación de inmigrantes, la de los ingenieros y los médicos, dos profesiones para las que a día de hoy existen más ofertas de empleo que para oficios, tradicionalmente, ligados a la extranjería, debido a baja cualificación (soldadores, ganaderos, albañiles u operadores, entre otros).

Orense: única provincia que busca peones
Además del contingente de extranjeros que aprueba el Gobierno (un cupo anual que limita la capacidad de contratación), la otra puerta por la que pueden acceder los inmigrantes al mercado laboral en España es el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, que publica trimestralmente el antiguo Inem. En este listado, aparecen las vacantes para las que los empleadores no han encontrado candidatos y así se lo han hecho saber a los Servicios Públicos de Empleo.

Hasta la fecha, este Catálogo recogía los perfiles más denostados por los españoles (el de sepulturero o pastor, por ejemplo, ver EXPANSIÓN del 14 de diciembre de 2006) y, también, aquellos que requieren un mayor desgaste físico, con los albañiles y peones de obra a la cabeza. Sin embargo, la crisis del crédito y el consiguiente coletazo al sector inmobiliario han cerrado esta valiosa mina.

En este primer trimestre y por primera vez en, al menos, los últimos tres años, sólo la provincia de Orense ha comunicado al antiguo Inem que necesita personal de base para la construcción de edificios (peones), a petición de empleadores privados, una situación que se contradice con la de un año antes, cuando los sistemas de alarma se activaron en las provincias de Burgos, Barcelona, Gerona, Madrid y Lérida. Lo que se desconoce es cuántos trabajadores necesita esta provincia, pues el Catálogo no especifica qué número de vacantes hay se esconce tras cada demanda. Si hablamos de obra pública, Teruel, Segovia y Lugo también se unen, junto a Orense, a la caza inmediata del obrero. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres