Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Primer empleo: panorama actual de los contratos y los salarios

Primer empleo: panorama actual de los contratos y los salarios Fuente Chus Muñoz
Una de los peores sistemas para encontrar trabajo son los servicios de empleo universitaros. Las estadísticas dicen que el tipo de titulación del graduado y su sexo establecen serias diferencias. Ellas salen perdiendo y los mejor parados son los titulados en carreras técnicas.

Una media de algo más de seis meses es el tiempo que tardan nuestros graduados universitarios en encontrar su primer trabajo. Su inserción en el mundo laboral no es siempre fácil y, cuando lo consiguen, lo más frecuente es que tengan que conformarse con contratos temporales y sueldos muy austeros.


Un mercado de trabajo cambiado

Cualquier recién graduado español sabe que se enfrenta a un mercado laboral que nada tiene que ver con el de hace unas décadas. Para empezar, la enseñanza superior se ha masificado y ya no son sólo unos pocos los que pueden acreditar un flamante título universitario bajo el brazo, como ocurría no hace demasiados años.

Además, las exigencias del mercado de trabajo han cambiado, porque España ha pasado de ser un país manufacturero a un país de servicios, donde las nuevas tecnologías van ganando terreno, lo que significa que mientras unas carreras tienen una tasa de inserción laboral cercana al cien por cien -las técnicas-, otras no lo tienen tan fácil. Por si fuera poco, el descenso en la tasa de natalidad también se ha notado en las aulas universitarias.


El estudio sobre primer empleo

Conscientes de esta realidad y de todo lo que esto afecta a nuestros universitarios, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) en colaboración con el Centro de Estudios en Gestión de la Educación Superior de la Universidad Politécnica de Valencia, emprendió un ambicioso estudio entre el colectivo estudiantil español para saber, entre otras cuestiones, cómo se enfrentan a la búsqueda de su primer empleo, cuáles son las expectativas que esta búsqueda les genera y, finalmente, el éxito o fracaso de su inserción laboral en áreas relacionadas con los estudios que habían terminado.

Cerca de 5.500 graduados han sido encuestados sobre estas cuestiones, desde recién titulados en busca de un primer empleo hasta trabajadores con amplia experiencia laboral que han visto cómo su posición profesional ha ido mejorando con los años.

Estas encuestas responden a preguntas directas y, en el caso del primer grupo, los recién graduados, a buen seguro que reflejan sus expectativas y preocupaciones nada más conseguir su título superior. "¿Cómo y cuándo empezaré a trabajar? ¿Estaré mucho tiempo en paro al principio de mi carrera profesional? ¿En qué condiciones trabajaré los primeros años?". A preguntas como estas, les siguen respuestas no demasiado halagüeñas. Según el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro para los graduados en Educación Superior alcanza el máximo para aquellos con edades comprendidas entre los 20 y los 24 años, alrededor de un 15 por ciento. Esa tasa disminuye a medida que se incrementa su edad.


Contratos temporales y salarios por los suelos

Contactos personales

Como primer paso en el análisis de cómo se hace la búsqueda de ese primer empleo y sus resultados finales, el estudio de Aneca contempla qué estrategias utilizan mayoritariamente nuestros graduados para conseguir su inserción laboral y cuáles son las más exitosas. Recurrir a los contactos personales, contactar directamente con el empleador o responder a anuncios en el periódico parecen ser las fórmulas más efectivas, con tasas de éxito que alcanzan el 22 por ciento en el caso de recurrir a los contactos personales. A la cola se sitúan otras formas de búsqueda, como la continuación de prácticas en empresas, las agencias de empleo públicas, los servicios de empleo de las propias universidades o las empresas de trabajo temporal, con porcentajes de éxito entre los graduados de entre el 5 por ciento y el 3 por ciento. Montar un negocio propio parece ser la última opción para los graduados recién licenciados, pues sólo un 1 por ciento se atrevió a dar ese paso.

Hallado el primer trabajo, la cuestión que se aborda después es el tiempo que se ha tardado en meter la cabeza en el mundo laboral. La media de meses transcurridos hasta que llega ese primer trabajo se sitúa en 6,1 para el conjunto de los graduados, aunque en este apartado hay importantes diferencias por sexos y también por titulaciones. Así, mientras los de ciclos largos de carreras técnicas suelen encontrar su primer trabajo a los 2,6 meses de finalizar los estudios, los graduados en las áreas de Educación, Derecho, Ciencias y Ciencias Sociales no dan con ese anhelado puesto hasta casi pasados los 9 meses. En general son los graduados varones los que antes encuentran su trabajo, sea cual sea su titulación, una regla que se rompe en el caso de las graduadas en el área de Derecho. Ahí, ellas encuentran su primer trabajo una media de 2,3 meses antes que sus compañeros de promoción.

Y llegado el gran momento de la primera nómina, los graduados suelen encontrarse con un panorama laboral que seguramente no les da mucho respiro, ni en la estabilidad profesional ni en la económica. Para empezar, el tipo de contrato con el que la mayoría empieza a andar no da lugar a grandes aspiraciones. Según el informe, sólo alrededor del 14 por ciento de nuestros graduados disfruta de un contrato indefinido en su primer empleo.

Ese porcentaje cae drásticamente entre quienes estudiaron una carrera de ciclo largo en Educación (8 por ciento) o de ciclo corto en Salud (6 por ciento). La palma en lo tocante a contratos indefinidos en un primer trabajo se la llevan los graduados superiores de carreras técnicas de ciclo largo (un 20 por ciento) y los de ciclo corto de Educación (19 por ciento). Los de las técnicas de larga duración (ingenieros superiores o arquitectos) son también los que se llevan el mejor sueldo, aunque en esto tampoco hay que echar las campanas al vuelo.

Ese "mejor sueldo" en un primer empleo, según las encuestas realizadas, alcanza los 986 euros en el caso de estos titulados. Le siguen los 899 euros que se llevan en su primera nómina los graduados en carreras de ciclo corto de salud, y los 859 de los de las carreras de ciclo largo, también de salud. Al otro lado se sitúan los sueldos más bajos en un primer empleo, que corresponden a titulados de ciclos largos de educación, con un salario de 580 euros.

En total, el estudio muestra que el sueldo medio mensual bruto de los graduados en su primer empleo ronda los 760 euros, aunque en esto también el sexo influye: las mujeres suelen cobrar una media de 100 euros menos que sus compañeros varones recién licenciados.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres