Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Cómo evitar un Despido Laboral

Fuente  Alba Alamillo. Autora del libro “Contrátese rápido y contrátese bien”
En estos momentos de cambios, reestructuras fusiones y escisiones en tantas empresas en donde ya nadie tiene garantizado su trabajo y en cualquier momento podemos ser parte de un recorte, hay cosas que todavía podemos hacer antes de quedarnos sin trabajo.

Para sobrevivir en tu trabajo, debes volverte lo más productivo e indispensable posible. Al momento de oir rumores de recorte de personal en tu empresa la actitud normal de los empleados de la misma es de preocupación e improductividad, como ven su trabajo en función a un plazo muy corto de tiempo es fácil perder la motivación y deseos de superación. Estos tips pueden ayudarte a volverte más indispensable:

1.- Piensa como si tú fueras el jefe.

No sólo te quejes por todo lo que está mal y por lo que no te parece de la empresa y de tu trabajo, mejor piensa en maneras de mejorar la situación. Trabaja en solucionar problemas no en ser un problema más. Averigua de qué manera se pueden optimizar los procedimientos de la empresa y cómo se puede ahorrar tiempo, dinero e incrementar utilidades. No te conformes sólo con hacer tu trabajo y limitarte a rezar para que no seas tú a quién despidan.

2.- No te pierdas en el detalle.

Trata de ver las cosas desde arriba. ¿Lo que haces en estos momentos tiene alguna relevancia con la misión de la empresa? O es simplemente que ya te encasillaste en tu trabajo y no volteas a ver a ningún lado más. Haz una revisión periódica con tu jefe de tus actividades, entendiendo el porqué de cada función para el cumplimiento de las metas del área en la que estás y así mismo para el cumplimiento de la misión de la empresa, dando prioridades a cada actividad y viendo la forma de implementar la forma de realizarlas.

3.- Hazte acreedor de más responsabilidad.

Esto no significa necesariamente obtener más trabajo y salir a las 12.00 pm diario en vez de salir a las 8.00 pm como lo hacías antes, no se trata de volverte un burrito de carga sino de un líder con criterio. Vé qué tanto de tu trabajo repetitivo se puede delegar a alguien con mucho menos capacidad que implique un costo mucho menor para la empresa, y así tu te puedes dedicar sólo a supervisar, así no sólo no estás pidiendo que no te despidan, sino que en la primera oportunidad te promuevan, y en caso que esto no sucediera tú te promoviste ya al demostrarte a ti mismo que ya estás listo para dar el brinco en caso que decidieras cambiarte de trabajo.

4.- Identifica tus argumentos:

Al tener buenas ideas para mejorar situaciones, evalúa los pros y contras de implementarlas, considerando no sólo a tu área sino el beneficio general de la empresa, ya que tengas estos argumentos háblalo con tu jefe, NUNCA te lo brinques. Haciendo esto es más fácil que tu jefe considere tu opinión como profunda e inteligente y no superficial. Al ser esa idea tuya NO LA SUELTES y trata de darle seguimiento lo más que puedas para que en el momento de que se implemente seas tú quién se lleve el mérito, y no sólo se quede ahí, ofrécete voluntariamente en capacitar a las personas que tienen que hacer cambios en sus hábitos de trabajo para que el cambio sea todo un éxito.

5.- Busca un puesto dentro de tu empresa que sea indispensable.

Si estás inseguro de tu estabilidad en tu puesto actual, evalúa cuál es el área de la empresa que es indispensable para su adecuado funcionamiento por ejemplo las áreas de producción, de operaciones, de ventas y capacitación en el caso que sean empresas de servicios y atención a clientes son generalmente de los últimos en ser recortados. Ya identificada el área en la que te gustaría entrar piensa en argumentos de porqué crees que podrías hacer ese trabajo, para darlos cuando pidas tu reubicación. Y en el momento de cambiarte de área trabaja con entusiasmo como el que más, para que muestres tu valor ante la empresa. OJO nunca te cambies a un puesto que no te llama la atención solamente para mantener tu trabajo, es mejor entonces que empieces a buscar trabajo, sin descuidar el que actualmente tienes.

6. Mantente actualizado para que estés en constante demanda:

Con la globalización que está hoy de moda, con el tratado de libre comercio y con los avances tecnológicos que hay, lo menos que puedes hacer es capacitarte al máximo en dos temas que son indispensables para tu desarrollo profesional: El inglés y la computación. El inglés no basta con que hayas tomado clases en alguna época de tu vida, debes practicarlo constantemente y conocer a la perfección los tecnicismos del área en la que te estás desarrollando, debes poder hablarlo con fluidez, ser capaz de entender varios acentos y debes también escribirlo sin faltas de ortografía. Lo mismo pasa con la computación, es indispensable conocer Windows y Office, y algunos programas específicos de tu profesión, porque así te mantienes cotizado en el ambiente laboral, ya sea en tu empresa o en caso de tener que empezar a buscar trabajo no se te dificulte en lo más mínimo.

7.- Mantén buenas relaciones dentro de tu empresa.

Aquí no me refiero necesariamente a que estés de barbero con los altos directivos, pero que por lo menos ellos sepan perfectamente quién eres y qué puesto desempeñas en tu trabajo, si tienes logros ve la forma lo más discreta posible que los sepan. Esto es muy importante, no vaya a ser que cuando ya no estés nadie lo haya notado y que tus logros se los haya adjudicado un tercero que esté ahorita recibiendo los honores que a ti te correspondían.

Recuerda una cosa. En el momento que estés ocioso, tu trabajo peligra independientemente que hayan anunciado recortes de personal o no, sé útil en la medida de tus posibilidades para que cuando quieran prescindir de TU PUESTO, decidan tal vez desaparecer el puesto pero quedarse contigo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres