Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

España rebaja su crecimiento al 2,4%. El Banco de España rebaja la cifra, pero Solbes confía en el 3,1%.

Fuente Pablo Allendesalazar
El Banco de España se sumó ayer a la catarata de organismos e instituciones económicas que han rebajado las previsiones de crecimiento del país para este año y el siguiente ante el deterioro de la situación internacional y el desplome del mercado de la vivienda. La expansión de la economía será este ejercicio del 2,4%, siete décimas menos que su pronóstico inicial, mientras que en el 2009 se desacelerará hasta el 2,1%.

Los nuevos cálculos del organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez son notablemente más pesimistas que los del Gobierno, que pasan por crecer un 3,1% este año y un 3% el siguiente. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, ratificó ayer estos pronósticos, aunque admitió que "habrá que tener en cuenta" las nuevas estimaciones del supervisor, sobre todo de cara a la elaboración de los Presupuestos del año próximo.

El reforzado responsable del área económica del Gobierno recordó en los pasillos del Congreso que sus previsiones se presentaron con la salvedad de que había "claros riesgos a la baja".

RIESGO E INCERTIDUMBRE Solbes reconoció que la inmensa mayoría de los analistas manejan cifras inferiores a las del Ejecutivo, en el entorno del 2,5%. Y añadió con intención que su ministerio revisa dos veces al año las previsiones de crecimiento.

El Banco de España explica que ha decidido recortar sus pronósticos por el empeoramiento de la situación internacional, el fuerte encarecimiento de las materias primas y el "ajuste más pronunciado" de lo previsto en la inversión en vivienda, que afectará notablemente a la demanda interna, uno de los pilares del crecimiento de los últimos años. Además, advierte de que sus estimaciones están sometidas a "notables dosis de incertidumbre", ya que el alcance de la desaceleración mundial podría ser más pronunciado.

En el lado positivo, el supervisor sostiene que el menor crecimiento permitirá atenuar importantes desequilibrios de la economía, como el abultado déficit exterior, la alta necesidad de financiación del país y el elevado endeudamiento de las familias. Pero apunta, al tiempo, que reducirá la inversión y provocará que el superávit de las cuentas públicas baje al 1,2% del producto interior bruto (PIB) este año y se desplome hasta el 0,2% en el 2009.

El organismo estima, por otra parte, que la inflación se contendrá en lo que resta de año, hasta situarse por debajo del 3% al cierre del ejercicio (el dato adelantado de marzo la sitúa en el 4,6%). Alerta, no obstante, de que se pueden producir efectos de segunda ronda, es decir, que los importantes encarecimientos del petróleo y otras materias primas se trasladen a los salarios y a los precios de otros productos. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres