Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Dos días después de las elecciones, Solbes reconoce que el Gobierno no cumplirá las previsiones de PIB ni de inflación.

Fuente: Libertad Digital
El ministro reconoce ahora que su previsión inicial sobre el aumento del PIB en 2008 (3,1 por ciento) era irreal. Justo después de la victoria socialista en los comicios del pasado domingo, afirma que la "clara desaceleración" que sufre España prevé un crecimiento próximo a las estimaciones privadas (2,5 por ciento). Además, la inflación, según el ministro, corre el riesgo de superar el límite del 3 por ciento que había marcado el Ejecutivo.
    
Las evidentes señales de desaceleración que sufre el país han forzado, finalmente, al ministro de Economía, Pedro Solbes, a reconocer que la situación real de la economía española está lejos de alcanzar las previsiones oficiales del Gobierno en 2008.
 
Hasta hace apenas unos días, y en plena campaña electoral, el Ejecutivo se esforzaba en destacar las supuestas fortalezas de las cuentas nacionales, distanciándose así de las voces de alarma hacia la crisis que acecha en el horizonte.
 
Sin embargo, apenas dos días después de la victoria electoral alcanzada por el PSOE en los comicios generales del pasado domingo, la realidad de la situación parece pintar algo más sombría de lo que, en principio, insistía en afirmar el Gobierno.
 
Así, la economía española podría crecer este año por debajo de la estimación oficial (3,1 por ciento), en un contexto de desaceleración global y de un menor ritmo en el otrora pujante sector de la construcción, según ha reconocido Solbes en una entrevista concedida hoy a Reuters.
 
El Gobierno, que sólo actualiza sus proyecciones macroeconómicas en junio y diciembre de cada año, mantiene una estimación oficial de crecimiento para 2008 del 3,1 por ciento.
 
Pero, según Solbes, es “indudable que hay una clara desaceleración. Cuando vemos lo que está sucediendo en la economía mundial y en la economía europea y las últimas cifras que vamos viendo de unos y otros analistas, tenemos que pensar que la cifra estará por debajo de lo que inicialmente habíamos previsto", afirma.
 
"En estos momentos, los analistas están hablando más bien de 2,5 por ciento, 2,6 por ciento, 2,7 por ciento, alguno del 2,4 por ciento. Por tanto, ese entorno es lo que los analistas privados están en estos momentos barajando," indica. Solbes conservará su cargo en el nuevo mandato del reelecto presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
 
Culpa a la crisis subprime en EEUU
 
Según el titular de Economía, los acontecimientos ocurridos fundamentalmente en el contexto exterior (como la crisis subprime procedente de los Estados Unidos) han complicado más que lo inicialmente previsto el escenario económico.
 
En este mismo sentido, también reconoce la desaceleración del sector inmobiliario español. Solbes también se ha referido a la escalada del precio internacional del petróleo y a las tensiones en algunos precios de la alimentación como factores que también complican el escenario, tanto en materia de crecimiento como de inflación.
 
Con relación a la evolución de los precios en España, Solbes admite que el panorama se había complicado en los últimos tiempos y no descarta la posibilidad de que la inflación no logre terminar este año por debajo del 3 por ciento, como había defendido hasta ahora.
 
Precisamente, el pasado quince de febrero, el ministerio de Economía a través de su secretario de Estado, David Vegara, se mostraba convencido de que la inflación tiene origen "exógeno" y carácter meramente "transitorio" por lo que, consideró que tasa interanual de inflación comenzará a bajar en marzo, es decir, después de las elecciones. En aquel momento aseguró que, en su opinión, el IPC irá bajando poco a poco a lo largo del año hasta alcanzar niveles inferiores al 3 por ciento.
 
Si retrocedemos hasta el 15 de diciembre del pasado año, tras conocer las primeras subidas fuertes de la inflación en vísperas de las fiestas navideñas, Solbes dijo de viva voz que la inflación "disminuirá y retornará" a tasas inferiores al 3 por ciento, pero que este descenso "no se producirá antes del mes de marzo", al tiempo que destacó que los efectos contagio de la inflación "no deberían producirse" en precios y salarios.
 
Fue el momento en el que el Gobierno recomendó a los españoles comer conejo en Navidad porque era la carne más barata. Además, Solbes atribuyó el repunte de la inflación a que los españoles no habíamos "interiorizado el euro" porque él cuando estaba en una cafetería veía que la gente dejaba un euro de propina.
 
"Ahora tengo alguna duda mayor (sobre el nivel de cierre de la inflación). Va a depender de lo que suceda con el petróleo y lo que suceda con la alimentación en la segunda parte del año," señala Solbes.
 
"Ese sería nuestro objetivo y ese es nuestro deseo, estar por debajo del 3 por ciento. Creemos que como consecuencia de un efecto base sobre el año pasado es posible, pero hoy esa preocupación es mayor que hace unas semanas," agrega.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres