Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

El mercado de trabajo sufre el ajuste del ladrillo y probablemente irá a peor en 2008

Fuente

La evolución del mercado de trabajo ha ido inequívocamente a peor durante el último trimestre de 2007. La desaceleración de la creación de empleo y el aumento del desempleo se ha manifestado antes de lo esperado por la mayoría de los analistas. Los datos de la EPA son contundentes: el paro ha aumentado en 117.000 personas a lo largo de 2007, un 6,46% más que en el año anterior. El número de desempleados se sitúa en 1.927.600 personas y la tasa de paro repunta al 8,6%.

Los ciudadanos, ahora se demuestra, tienen razón en percibir la situación económica como mucho menos favorable de lo que rezan las magnitudes macroeconómicas. El aumento del desempleo es la principal amenaza al bienestar de la población y, a la vista de la desaceleración económica internacional, no cabe anticipar que la tendencia cambie en los próximos meses. Es más probable que el desempleo aumente. La desaceleración de la construcción residencial está siendo menos gradual de lo que se preveía y, aunque las condiciones financieras mejoren, la actividad inmobiliaria seguirá profundizando en su ajuste. La única evolución favorable en esos datos de empleo es la reducción en la tasa de temporalidad, consecuente con la caída del sector que más la utilizaba, la construcción.

Es saludable que el Gobierno haya reaccionado a través de una relativamente importante oferta de empleo público en la administración del Estado, que puede compensar parcialmente la desaceleración en el sector privado. Pero aumentar el empleo público requiere acelerar la reforma de las Administraciones Públicas, en la dirección de conseguir una mayor productividad y un mejor servicio al ciudadano y a las empresas.

También deben considerarse otras opciones de estímulo económico, como las vinculadas a la inversión en aquellas dotaciones de capital en las que somos deficitarios y, además, en la eventual reducción de la carga impositiva de las rentas más bajas, aquellas que pueden ver sacrificada su capacidad adquisitiva como consecuencia del desempleo o por la erosión inflacionista. La reducción de las retenciones en el IRPF de las rentas medias es una medida que en su carácter circunstancial podría contribuir a sortear parte de las amenazas de enfriamiento que vienen del otro lado del Atlántico.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres