Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

La economía empieza a destruir empleo. La ocupación cae a final de 2007, un hecho desconocido en casi seis años

Fuente  L. ABELLÁN  La tasa de temporalidad se reduce al 30,9%, el mejor dato desde 1990
El elemento más robusto de la bonanza de los últimos años comienza a ceder. La economía española ha destruido empleo a finales de 2007, un hecho desconocido desde el primer trimestre de 2002 y que se hace público a poco más de un mes de las elecciones generales. En este caso, los puestos de trabajo perdidos (33.700) superan los de hace seis años. Se trata de la mayor caída trimestral de la ocupación desde el arranque de 1994, cuando España se reponía de la recesión. Aunque el balance anual es bueno, con casi medio millón de empleos nuevos, el retroceso del último trimestre alerta de un cambio de ciclo en el mercado de trabajo.

Las mujeres y los inmigrantes escapan de momento a la caída de empleo
Las cifras han desconcertado al Gobierno, que confiaba en la Encuesta de Población Activa (EPA), la mejor radiografía del mercado laboral en España, para cerrar un buen balance de legislatura. Aun ayer, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aludía a "la cifra de paro más baja de los últimos 30 años", cuando lo cierto es que esa tasa se alcanzó en el segundo trimestre de 2007, con el 7,95%. El aumento del paro del último año sitúa ahora la tasa en el 8,6%. De la Vega pidió "un poquito de perspectiva" para valorar que se han creado 475.100 empleos en el conjunto del año y casi tres millones en toda la legislatura.

También el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, quiso restar dramatismo a los datos de paro al asegurar que "no empañan el excepcional comportamiento del empleo" en estos cuatro años. El ministro, no obstante, reconoció que el colofón de 2007 no ha sido bueno. Esta EPA será la última que se conozca antes del 9 de marzo. Habrá otros dos datos de paro registrado, presumiblemente adversos.

La destrucción de empleo certificada en diciembre no se limita sólo a la construcción. Los servicios, el sector con más ocupación de la economía española, pierden el doble de puestos que las actividades ligadas al ladrillo, un síntoma claro de desaceleración. "Lo preocupante es que los servicios no sean capaces de absorber las pérdidas de construcción", advierte Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor del Instituto de Empresa Business School. En el conjunto del año, esa tendencia aún no es perceptible: construcción y servicios siguen creando empleo, mientras la industria y la agricultura lo reducen.

"La debilidad del mercado laboral va a persistir", vaticina Nuria Bustamante, del servicio de estudios de Caja Madrid. Casi todos los expertos coinciden en que los próximos meses resultarán más negativos para el empleo, aunque Francisco Pérez, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia, cree que todavía es difícil de saber: "Hay mucha incertidumbre. Una de ellas, en el ámbito financiero, y habrá que ver cómo es asimilada por la economía real".

El colectivo que ha salido mejor parado en el cierre de 2007 han sido las mujeres. La destrucción de empleo sólo ha afectado a los hombres, en parte porque la construcción, que emplea mayoritariamente a hombres, es uno de los sectores que pierde empleo. Pero también los servicios, donde las mujeres participan con intensidad.

Los inmigrantes escapan igualmente -al menos de momento- a la pérdida de puestos de trabajo. Aunque de forma leve, el número de ocupados aumenta respecto a septiembre. Donde sí salen perjudicados es en el desempleo. El paro aumenta porcentualmente entre los extranjeros más del doble que entre los españoles. Con todo, la afluencia de inmigrantes al mercado de trabajo empieza a apaciguarse tras años de crecimiento constante.

La cara más amable de la EPA hay que buscarla en la evolución de la temporalidad. Los asalariados eventuales han caído a finales de 2007 hasta representar el 30,9% del total. Se trata de la mejor tasa desde 1990, aunque aún duplica el promedio europeo. La mejora obedece a que se han eliminado puestos de trabajo temporales y han crecido los fijos, por lo que el peso de la precariedad disminuye.

Inmerso en la precampaña electoral, el PP enfatizó la lectura catastrofista del desempleo. Los datos son "sumamente preocupantes", en opinión de su responsable de Economía, Miguel Arias. Comisiones Obreras destacó que el paro empieza a afectar a los más vulnerables y UGT reclamó inversión en los sectores de mayor valor añadido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres