Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

La cultura de la generación "PlayStation"

Fuente
Acabo de leer un árticulo en la revista Harvard Deusto Marketing & Ventas que me ha hecho volver a escribir en el blog después de dos semanas!

Intento resumirlo y "adaptar el mensaje" al mundo de los recursos humanos. El artículo está escrito por Martín Vivancos, profesor y director de los programas de marketing de EADA.

Habla sobre los valores de consumo de la generación playstation. Algunos son:

Cultura de la inmediatez: Velocidad, velocidad, velocidad. ¡Ya! No me hables de la calidad, quiero tenerlo ahora. Hay una alta intolerancia a los tiempos de espera (la gente quiere respuestas rápidas). Sociedad sin tiempo, veloz, cambiante. Obsesión por no perder el tiempo, en el trabajo, en mi desarrollo profesional, en las reuniones, ...

Cultura de la concesión: Los padres actuales trabajan de sol a sol. Tienen poco tiempo para estar con sus hijos. Y el poco que están no van a estar de "mal rollo", así hay falta de tiempo compartido que se suple con complacer cualquier necesidad de tu hijo/a.
El rol paternal ha pasado de ser un gestor de problemas y conflictos a ser un proveedor de necesidas. La felicidad se haya en la concesión y en el consumo. Y la felicidad se basa en el consumo... aunque la abundancia puede ser generadora de insatisfacción.

Cultura de baja resistencia a la frustración: La cultura de la concesión genera una cultura de baja resitencia a la frustración. Algo quiero, algo me conceden. La alta permisividad implica una "intolerancia al no". Las cosas no se consiguen a través del sacrificio y el esfuerzo. No hace falta simplemente se conceden.

Cultura del hedonismo: Existe una tendencia denodada hacia la búsqueda del placer. Tenemos que tener sensaciones de placer en todos los momentos en todas las áreas de nuestra vida. Todo gira en torno al sujeto y sus deseos.

Cultura de la abundancia: Como ya comentaron Kjell Nodstrom y Jonas Ridderstrale en Funky Business estamos en la sociedad del excedente. Tenemos exceso de oferta. El consumo es un valor en si mismo. El consumo es interpretado como sinónimo de felicidad.

Cultura de crisis de valores: El logro de todo sin esfuerzo es tempranas edades no es la mejor plataforma para la proyección de valores. La juventud busca valores en las marcas y en los códigos éticos de las empresas (RSC, etc...), cada vez más se compite no a través del producto, sino de los valores que representa la marca.

Cultura de infidelidad: La crisis de valores genera vinculos (cliente - consumidor, empresa - empleado, ...) débil, que con una amplia gama de oferta incita a la cultura de la infidelidad. Es necesario gestoinar emocionalmente esas interacciones y esos vínculos.

Cultura de la tecnología: ¡Qué contar desde un blog!
Técnologías e internet: Conocimiento en masa y facilmente accesible para un público masivo. Un ejemplo es como han cambiado los procesos de selección con la transparencia (para ambas partes) que proporcinan los portales de internet.
Además que tengamos a nuestro alcance amplios conocimientos implica una menor valoración de la experiencia. La experiencia ya no lo es todo. Ya no se respeta tanto la experiencia (los mayores).

Todo estas variables se pueden aplicar al mercado y los hábitos de consumo o a la relacion empresa-trabajador: los trabajadores cada vez somos más exigentes, lo queremos todo más rápido, queremos disfrutar en nuestro puesto de trabajo, tenemos mucha más información gracias a internet, la infidelidad profesional no es un tabú, tenemos amplias ofertas de trabajo (tasa de paro muy baja), y poca resistencia a la frustración.

¿Cómo gestionamos esta situación los responsables de rescursos humanos? ¿y los responsables de los equipos de trabajo?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres