Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Los inmigrantes cualificados hacen sombra a la exigente 'Generación Y'

Fuente Paula Tena
Los inmigrantes cualificados acaparan cada vez más cargos de alta responsabilidad. El problema de la natalidad lleva décadas causando estragos en España. Si tiempo atrás los jóvenes se peleaban por conseguir un puesto en prácticas o un hueco en una buena empresa de por vida, esto parece que ha quedado desterrado con la Generación Y (aquella que nació entre 1977 y 1989). Los jóvenes, según algunos, son más exigentes y, en opinión de otros, tienen más claro lo que quieren

Sea como fuere, la realidad es que entre sus principales peticiones están "un buen salario, un ambiente laboral positivo y un horario razonable", explica Alfonso Jiménez, socio de PeopleMatters. Peticiones que a cualquier trabajador le gustaría tener pero que no todos se atreven a pedir. Paradójicamente, "los profesionales menos cualificados son los que más sueldo piden y los más cualificados dan más importancia al horario y al ambiente laboral", aclara el experto.

Exigencias y peticiones que, de momento, las empresas consienten porque el talento es escaso y hay que retenerlo a base de mejores condiciones. "Los candidatos apenas se seleccionan, son las empresas las que se venden a ellos para lograr captar a alguno", dice Jiménez. La situación ahoga a algunas empresas, que no pueden entrar en el juego del quién da más. Pero como todo ciclo que se encuentra en su momento álgido, tarde o temprano empieza a caer y equilibrarse.


Acudir a otros países

Los expertos vaticinan que en los próximos diez años la incorporación de profesionales inmigrantes cualificados en el mercado español se triplique. Son muchas las empresas que acuden a Latinoamérica a contratar en origen a trabajadores a los que dan formación y vienen a España con un contrato de trabajo.

"La alternativa para acabar con esas exigencias de los jóvenes y la situación del mercado es que los inmigrantes con titulaciones superiores o formativas compitan por un mismo puesto", explica Alfonso Jiménez. Mónica Pérez Hurtado, associate principal de la firma de cazatalentos Bao & Partners, coincide con el experto y señala que "al recibir varias ofertas se vuelven caprichosos y les cuesta comprometerse".
El debate político por captar el talento extranjero ya está en la mesa y es que en algunos sectores el problema es acuciante. "En el ámbito de la salud privada, muchos de los puestos de enfermeros y médicos son ocupados por profesionales inmigrantes", explica la cazatalentos. El problema con el que se encuentran muchos de estos licenciados es que los títulos no están homologados en España.

"La inmigración cualificada es competencia directa para los jóvenes españoles ya que éstos se sienten seguros porque hay exceso de oferta de trabajo. Pero los inmigrantes vienen con otro tipo de ansias y se incorporan a la empresa con otras perspectivas", resalta Cristina Simón, profesora de recursos humanos del Instituto de Empresa. En su opinión los jóvenes de la Generación Y tienen la sartén por el mango.

Cambiar las formas de fidelizar a los trabajadores e incluso a la hora de seleccionarlos parece ser clave en este entramado. "Las empresas ya no dan seguridad a los empleados y por otra parte éstos ya no tienen la idea de entrar en una gran empresa y quedarse de por vida", aclara la experta. "El joven de esta generación permanece en el mercado laboral toda su vida. Antes sólo se cambiaba de empresa cuando las cosas le iban mal, ahora hay que mantener vivo el currículum y si alguna compañía ofrece mejores condiciones, no dudan", explica Alfonso Jiménez.

Algunos expertos consideran que las pretensiones de la Generación Y no son excesivas. "Hay que comprender que estos jóvenes se han educado en un entorno diferente. Tienen claro lo que quieren y sobre todo buscan compaginar su vida laboral y familiar", explica Nekane Rodríguez, directora comercial y de marketing de Creade Adecco.

En su opinión la inmigración que competirá con esa generación aportará a las compañías "más diversidad y enriquecimiento, los directivos deben aprovechar los valores de la Generación Y, los empresarios inculcarles sus valores y los inmigrantes los suyos", aclara. Y es que al fin y al cabo la complementariedad y el intercambio de ideas y valores es lo que hace crecer a la empresa en un ámbito más internacional.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres