Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Desajustes entre oferta y demanda laboral: informe de la Fundación CYD

Fuente 

Los candidatos suelen tener mayor cualificación que la que requieren las ofertas de empleo. También hay desfase en el salario
 
Paz Álvarez

Por cada oferta de empleo hay 16,5 candidatos, cada vez más formados desde el punto de vista académico. La mayoría cuenta con un título universitario y una buena parte añade a su currículo un curso de posgrado o máster. Y es ahí donde se produce un elevado desajuste porque muchos de los puestos de empleo que se ofrecen requieren un nivel de estudios básicos o medios. Esto implica haber finalizado la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), en un 28% de las ofertas de empleo; haber cursado bachillerato, en un 15%; disponer de una titulación de FP de grado medio, el 14%; o no tener ningún nivel formativo, el 13% de los casos. Tan sólo el 30% de los puestos vacantes requiere formación superior.

Los datos se incluyen en el informe laboral de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo), elaborado en colaboración con Infojobs.net, a partir de los 2.342.983 puestos de trabajo ofrecidos por el citado portal de internet durante el pasado año. De éstos, tan sólo el 18% requería estudios universitarios. Por el contrario, de los 1.497.428 candidatos que han realizado alguna inscripción a un puesto de trabajo durante 2006, más de un 41% contaba con titulación universitaria, y un 22% adicional había cursado un máster o posgrado.

Al comparar estos datos con el INEM, en el servicio público de empleo las ofertas asociadas a puestos de titulados universitarios representaron un porcentaje reducido, un 4,9%. En cuanto a los que confiaron la búsqueda de empleo al INEM, la categoría predominante fue de demandantes con educación secundaria general, con un 60%, seguido a mucha distancia de demandantes con estudios primarios incompletos, el 11%.

A la vista de estos datos, según explica Martí Parellada, coordinador del informe CYD, existe una 'sobrecualificación de los titulados universitarios en comparación con los requerimientos de la mayoría de ofertas de empleo, y que éstos se han centrado en internet para gestionar su carrera profesional'. O lo que es lo mismo, muchos de ellos ejerce y ocupa un puesto para el que no se requiere la cualificación que tiene. 'Hay un claro desajuste entre las características de los que buscan trabajo y el puesto ofrecido. Y esto aumenta a medida que crece la titulación', afirma Parellada.

Este desequilibrio hay que intentar minimizarlo, 'porque no parece normal que el sistema público financie el 80% de las titulaciones universitarias y los graduados se empleen en otras ocupaciones'. Y explica que 'no se puede invertir en formar a ingenieros de telecomunicaciones y que éstos acaben trabajando en puestos de marketing. No es bueno que ocurra esto'. Según Francesc Soler Parellada, vicepresidente de la Fundación CYD, 'no hay que tener una visión catastrofista de la situación, lo único que hay que esperar es que se produzca un ajuste'. En este sentido, aclara, en un tono optimista, 'que quién iba a pensar hace más de diez años que se iban a formar informáticos, que en aquella época no se necesitaban, y que al cabo del tiempo iban a ser muy demandados. La formación nunca es excesiva'.
 
Cerca del 40% de las vacantes corresponde a empleos relacionados con el área de ventas y de atención a clientes
  
Sobre si la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior va a mejorar este desajuste, Soler Parellada afirma que el gran reto es 'aumentar los contenidos en conocimiento y rebajar los contenidos en información'. Y agrega que la declaración de Bolonia, lo que pretende es saltar de la clase magistral que se imparte en la universidad a un sistema de proyectos. 'Pero todo esto mejorará cuando mejore el gobierno de las universidades, y cuando éstas estén en competencia y puedan diferenciarse las unas de las otras'.

Área de ventas

Se trata de una buena oportunidad, afirma Martí Parellada, para introducir competencias. 'Echamos en falta una mayor exigencia y que las universidades acudan más al mercado laboral'. En cualquier caso, prosigue, el proceso de unificación de los estudios universitarios en Europa ordenará el mercado de las titulaciones, 'y permitirá que profesionales con determinada experiencia laboral en una materia pueda tener un titulo equivalente al universitario'. Según Parellada, 'estamos ante un horizonte al que se le pueden sacar muchas posibilidades'.

Cerca del 40% de las vacantes corresponde a puestos relacionados con el área de ventas y de atención a clientes. Le sigue la categoría de tecnología y telecomunicaciones, con un 16,1%. Y en el otro extremo se encuentran la Administración pública, con un 16,1%; el ámbito legal, con otro 0,1%, y el relacionado con el diseño o las artes gráficas, con un 0,3%.

En el caso de las inscripciones, cerca del 30% responde al perfil de administración de ventas, seguida del área de ventas y de atención al cliente, con un 15,7%. Mientras que los últimos puestos, en cuanto a inscripciones, corresponden a las mismas categorías que en el caso de las vacantes.

En relación al tipo de contrato laboral ofrecido por las empresas que buscan cubrir los puestos de trabajo, cerca del 35% propone contratos de una duración determinada, mientras que el porcentaje de vacantes asociadas a un contrato indefinido es ligeramente inferior, del 30,8%. Asimismo, más del 20% de los puestos ofrece un contrato a tiempo parcial, porcentaje superior al peso que este tipo de contratos tiene en el empleo en España, el 12%. En sentido opuesto, la mayor parte de las inscripciones, el 52%, la realizan candidatos que prefieren un contrato indefinido. Sólo el 10,3% de las solicitudes pertenecen a candidatos que desean un contrato de duración determinada, porcentaje inferior al que suponen los candidatos que prefieren un contrato a tiempo parcial, el 14,6%.

En el caso de la jornada laboral, el mayor desajuste entre las vacantes ofrecidas por las empresas en Infojobs durante 2006, y las preferencias de los trabajadores se registra, tanto en las intensiva como en la parcial, de mañana. En cambio, el menor desajuste se encuentra en las jornadas intensivas de tarde y parcial de noche (menos de tres solicitudes por cada puesto ofrecido).

También hay un cierto desequilibrio entre las categorías salariales. 'El candidato siempre quiere recibir una remuneración más elevada que la que el puesto de trabajo ofrece. La mayoría de las vacantes no supera los 18.000 euros brutos anuales de retribución anual, y los candidatos esperan ganar más', señala Joaquim Ferrer, consejero delegado de InfoJobs. Cerca del 90% de las vacantes establece este salario, aunque. El grado de desequilibrio, por otro lado, aumenta a medida que se incrementa el estrato de retribución salarial, con la única excepción de los niveles más elevados, con más de 54.000 euros anuales.

Poca experiencia
 
El 46% de los puestos ofrecidos no requiere experiencia. El 40% establece un año de trabajo previo
  
La inscripciones corresponden mayoritariamente a candidatos con una edad comprendida entre 25 y 29 años, con un elevado nivel formativo y con más de tres años de experiencia, que muestran buena predisposición a viajar por motivos de trabajo, pero menos proclives al cambio de residencia. El 45,8% de los puestos ofrecidos por las empresas no requiere ninguna experiencia previa, mientras que el 40% establece como requisito al menos un año de experiencia, y el 9,3% una media de dos años.

Analizando las inscripciones realizadas, se observa que sólo un 5,5% declara tener experiencia de prácticas de becario. Es más, cerca del 40% de las solicitudes corresponde a personas que afirman tener una experiencia de entre cinco y diez años, y un 26,4% adicional son candidatos con entre tres y cinco años de trabajo previo. 'También es preocupante el desajuste que se produce en la movilidad. Un 30% de las personas no quiere cambiarse de ciudad de residencia. Con estos datos, observamos que el mercado laboral no es tan flexible como sería deseable. Habría que conseguir ese equilibrio que tardará en producirse', señala Martí Parellada.

Por regiones

Más vacantes

Por comunidades autónomas, Madrid y Cataluña concentran el mayor número de vacantes ofrecidas y de candidatos. Madrid cuenta con el 44,1% de los puestos totales y un 28% de solicitantes. Es la única comunidad en la que el número de puestos es muy superior al de personas candidatas a ocupar un puesto de trabajo. Cataluña, por su parte, concentra el 27,6% de las vacantes, y un 23% de inscritos. Andalucía registra un 6,4% de puestos laborales y un 13,8% de candidatos; y la Comunidad Valenciana, un 6% de vacantes y un 8,3% de inscritos.

Cualificación

Castilla y León, Madrid y País Vasco son las regiones que cuentan con la mayor sobrecualificación. El peso de los puestos que exigen estudios universitarios se mueve entre un máximo del 32,4% de Ceuta y Melilla y del 25,7% de Extremadura, a los mínimos del 11,8% de Cantabria, el 13,1% de Murcia o el 14% de Asturias. En cuanto a los perfiles de los candidatos, en todas las regiones hay un claro predominio de aspirantes con estudios superiores, a excepción de las Islas Baleares y Canarias.

Residencia

Los extremeños son los más dispuestos a cambiar de residencia por motivos de trabajo. Aunque en general, los puestos de trabajo suelen establecer como condición que el candidato resida en la provincia donde se ubica el puesto vacante, algunos preguntan sobre la disponibilidad a cambiar la residencia. El porcentaje de inscritos que afirma estar dispuesto a cambiar de lugar de residencia, sólo supera el 70% en Extremadura y Castilla y León. Por su parte, Cataluña, seguida de Valencia, Madrid y Baleares son las comunidades autónomas donde los candidatos muestran una menor predisposición a cambiar su lugar de residencia. La disponibilidad para desplazarse aumenta considerablemente cuando no es necesario el cambio de residencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres