Blogia
Blogempleo, el blog de noticias de empleo

Para los hombres es importante ganar más que sus compañeros, según un estudio

Fuente 

Que el salario es uno de los factores que más motiva a los trabajadores es evidente, pero un reciente estudio elaborado por la Universidad alemana de Bonn ha descubierto, además, que la retribución económica es especialmente motivadora para los hombres cuando sus compañeros ganan menos.

Patricia Jiménez
La investigación desarrollada por neurocientíficos y economistas de la Universidad de Bonn dividió a los 38 sujetos masculinos de la muestra en parejas. Si los participantes acertaban el número de puntos que aparecían en una pantalla se les recompensaba económicamente con una retribución de entre 30 y 120 euros. Cada participante sabía el número de aciertos de su compañero y la cantidad de dinero conseguida.

Utilizando una resonancia magnética del cerebro que mide la circulación sanguínea, los investigadores examinaron la actividad cerebral de los sujetos durante las pruebas. “Hemos registrado una mayor actividad en distintas partes del cerebro durante la prueba”, explica el neurocientífico Bernd Weber, que encabeza el grupo NeuroCognition Imaging en el Instituto Life & Brain. “Un área en particular, el cuerpo estriado, es la región donde se localiza parte de lo que llamamos el sistema de recompensa”.

El sistema de recompensa se activa cuando una persona tiene una experiencia que considera que aspira a un valor. “Cuando el sujeto completaba la tarea correctamente observamos una activación en esta área”, afirma Weber. Por el contrario, cuando el participante se equivocaba, la actividad en esta área disminuía.

Pero el hallazgo más importante para el equipo de investigadores fue el papel desempeñado por otro factor: el rendimiento de los participantes en comparación con sus compañeros. Según explica Klaus Fließbach, “la máxima activación la encontramos en los participantes que dieron la respuesta correcta cuando sus compañeros se equivocaron”.

Los investigadores decidieron entonces fijarse más atentamente en los casos en donde ambos participantes calcularon el número de puntos correctamente. Si los participantes recibían la misma retribución, la activación del sistema de recompensa era relativamente moderada. Pero si un sujeto recibía, por ejemplo, 120 euros, y su compañero solo la mitad, la activación resultó ser mucho más fuerte en el primero. Para el segundo participante, por el contrario, el flujo de sangre en esta área disminuyó, a pesar incluso de haber realizado la tarea con éxito y haber sido recompensado por sus esfuerzos.

“Este resultado contradice claramente la teoría económica tradicional”, explica el economista Armin Falk. “Esta teoría asume que el único factor importante es el tamaño absoluto de la recompensa. La comparación con la recompensa de otras personas no debería desempeñar ningún papel en la motivación económica”.

Aunque la investigación ha contrastado que el tamaño absoluto de la remuneración influye en el “centro de recompensa” (el flujo era más intenso cuando la recompensa era de 60 euros, en vez de 30), es la primera vez que esta hipótesis ha sido puesta en entredicho usando un enfoque experimental. “Parece que gran parte de la motivación de los hombres depende de la competencia”, concluye Bernd Weber.

Esta investigación, que se publicó el viernes pasado en la revista Science, es el primer paso de una línea de investigación que la Universidad de Bonn pretende desarrollar. Los investigadores quieren comprobar si esta tendencia se da también en las mujeres. Además, el equipo está planeando una serie de experimentos con sujetos asiáticos para descubrir si el pensamiento competitivo puede verse influenciado por factores culturales.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres